lunes, 4 de diciembre de 2017

Gabanceda, pico de la Silla y pico Miradorio

Desde el puerto de Pandetrave a 1566 metros la subida al pico Gabanceda de 2042 metros no presenta dificultades y las otras dos cimas, el pico de la Silla de 1925 metros y el pico Miradorio de 1823 metros de altura, tampoco.

Arrancando en el puerto de Pandetrave se sigue la ruta normal hacia el Gabanceda, que pasa por Prado Collado y termina en la cumbre remontando la ladera herbosa de la cara sur.

VISTAS DESDE LAS CIMAS

 Peña de Beza y detrás el Canto Cabronero


 

 Picos Cebolleda y Gildar
 Macizo Central 
  Pico Anzo izquierda y Canto Tejedo derecha rodean por el oeste la majada de Montó
 Peña Ten y Pileñes, al fondo


 Macizo Oriental


 Jario y pico Camborisco, al fondo



Retrocediendo un poco por la cara sur del Gabanceda para salvar los cortados de la norte se gira a la izquierda adentrandose en unos pedreros en dirección a los picos de la Silla, pasados los pedreros se transita por una ladera de hierba hasta la base del pico de la Silla más alto, que se sube un poco por la izquierda.

 

 
 Como hacia el norte y este el pico de la Silla tiene cortados se baja por la más asequible ladera oeste para ir girando poco a poco hacia el norte en busca del pico Miradorio. 



 
Del Miradorio se toma dirección a Pandetrave por las crestas de las suaves lomas buscando las zonas de menos vegetación.



 Miradorio


En la bajada se conecta con una senda que tras pasar por una buena fuente en la Vega de Pregó se transforma en el Camino de los Ríos, según el mapa y que nos deja en el puerto tras poco más de 8,5 km.



 

viernes, 24 de junio de 2016

CORISCAO (2234m)



Ascensión a uno de los miradores por excelencia del Parque Nacional de Picos de Europa y de las  cercanas y solitarias cumbres de la montaña Palentina.
Ubicadoen el límite del parque nacional, el modesto Coriscao es uno de los imprescindibles de la Cordillera Cantábrica, ideal para contemplar unas de las mejores panorámicas de los tres macizos que componen el parque nacional de Picos de Europa.
Pasaremos por La Guarda (1893m), Peña Cascajal (2207m) y Coriscao (2234m).
Desnivel 800m
Distancia Total: 12 km
Partimos del aparcamiento en el  alto del puerto de San Glorio. Por una pista de aproximadamente     2 km se sube al collado de Llesba donde se encuentra el monumento al oso. Desde aquí pasamos sucesivamente por el collado de la Guarda, Peña Gustal, Peña Cascajal y finalmente el Coriscao.






jueves, 23 de junio de 2016

CABEZO LLEROSOS POR LA CANAL DEL SAIGU

Cabezo Llerosos desde la ladera de los Cuetos del Trave. La canal de Saigu llega hasta los Arandanales (zona velada por la nube). Desde los Arandanales asciende, con cierta tendencia hacia la izquierda, la canal de Fuentes de Rama.

En la vertiente meridional de Llerosos, al este de las Avareras, se abre la canal de Saigu, una de las más duras y desconocidas de la garganta del Cares.
Si miramos el mapa, veremos que Saigu asciende vertiginosamente desde la senda del Cares hasta el verde  circo de los Arandanales, unas inclinadísimas y amplias pendientes herbosas.

Llegando a la canal de Saigu desde Caín. Se aprecia el sendero que la atraviesa, a su altura cambiaremos de vertiente.

Empezamos Jesús y yo a recorrer desde Caín, los 6,5 km que separan el inicio de la ruta del Cares y el comienzo de la canal del Saigu (430 m).

 Hacia el Cueto Argumoso.

Empezamos a subir por la izquierda de la riega. Pero enseguida, a la altura de una senda que atraviesa la canal (460 m, 0,1 km), cambiamos de orilla. Continuamos durante un buen rato por esta mano, donde dominan las pendientes de hierba salpicadas por algunos pedreros. Toda esta zona baja de la canal de Saigu se denomina el Robro.
Al principio, la pendiente es muy fuerte, pero, enseguida, se amansa algo y la progresión, aunque esforzada, se hace más llevadera.


En el lateral derecho de la canal. Al fondo, la canal de Estorez.

De la base del Cueto Argumoso, se proyecta hacia nosotros una verde morrena, en cuyo arranque confluyen ambas canales.   

En rojo, el itinerario desde la riega al primer sedo. Se trata de un itinerario razonable, pero no podemos afirmar que sea el mejor posible. La perspectiva resulta muy engañosa: las pendientes son muy fuertes.

 Saliendo del pedrero en dirección a la morrena.

En cuanto el terreno lo permite, abandonamos el pedrero para orillarnos aún más a la morrena. Una faja de terreno con abundante vegetación permite progresar con relativa facilidad.

La fuerte pendiente de hierba que antecede al primer sedo.

Por fin, la fortísima y resbaladiza pendiente de hierba termina (1.070 m, 2 km). Respiramos aliviados. Solo hay un pequeño problema: que acaba al pie de unos farallones inexpugnables (la oquedad que veíamos desde abajo). Eso es, al menos, lo que nos pareció cuando, sin resuello, llegamos hasta allí.

  A nuestra derecha, una rampa (llamémosla primer sedo), fácil (muy fácil comparándola con lo que habíamos pasado), salvaba el anfiteatro rocoso y accedía a una canalilla herbosa.


El primer sedo.
 
Llegando al primer sedo.

 En el primer sedo.


Salvado el sedo, cruzamos la canalilla herbosa para ganar el hombro que tenemos enfrente (1.110 m, 2,1 km). El terreno sigue siendo muy pendiente y expuesto, pero conserva trazas de sendero y resulta algo más fácil que el anterior.

La travesía de la canalilla herbosa.

 En la travesía


Justo por encima del hombro se alza el sedo de los Arandanales. Hay que describir una pequeña curva hacia la derecha y subir unos metros para alcanzar la base del sedo.

El sedo de los Arandanales.

 

El sedo de los Arandanales discurre por un muro de buena roca con abundantes presas (II/II+), que se supera describiendo cortos zigzags. En su parte alta, todavía permanece, perfectamente encajada en una fisura, la herradura que los pastores utilizaban para asegurar el paso.
Desde la herradura, todavía hay que trepar algunos metros para acabar de remontar el sedo. Se puede tirar hacia la izquierda o hacia la derecha; no sabríamos decir cuál es la mejor opción, aunque, por la abundancia de agarres, es posible que los pastores treparan hacia la derecha.


 La herradura del sedo de los Arandanales.

Las dificultades, que no la dureza, terminan al llegar a los Arandanales (1.180 m, 2,2 km). De justicia es que, antes de proseguir, rindamos tributo a los pastores que subían hasta aquí con sus rebaños para aprovechar los verdes pastos que medran en estas pinas pendientes.


 Iniciando la canal de Fuentes de Rama, con los Arandanales de telón de fondo

La verde canal de Fuentes de Rama continúa ascendiendo, con rumbo noroeste, por el borde occidental de los Arandanales. Su pendiente es fuerte, pero ya no hay necesidad de ayudarse con las manos, salvo en algún tramo puntual.

 La muria que separa las dos partes de Fuentes de Rama.

Más arriba (1.410 m, 2,7 km), la canal hace un escorzo hacia la derecha. Unos metros más allá, nos topamos con una muria que impide al ganado penetrar en la parte abismal de Fuentes de Rama. 



 Las suaves pendientes de la segunda mitad de la canal de Fuentes de Rama.

A partir de aquí, la pendiente suaviza y, si no fuera por el cansancio acumulado, diríamos que ya solo nos queda un largo pero placentero paseo hasta la horcada de los Bueyes (1.696 m, 3,7 km), desde donde no se tarda gran cosa en llegar a Llerosos (1.795 m, 4,2 km).


La horcada de los Bueyes.

En la cima de Llerosos, el paisaje, como siempre, es espectacular. 

 El descenso al Cares lo hicimos por la Canal de Culiembro. Una vez en la senda del Cares vuelven a mi cabeza las imágenes de la canal del Saigu y las extraordinarias vistas desde Cabezo Llerosos y no puedo evitar pensar en aquellos pastores que no por gusto como nosotros, si no por obligación, subían por esas interminables y peligrosas pendientes para aprovechar el verde pasto para su ganado.

 

La majada Beresna

La vega las Fuentes

  Abajo, Ostón se asoma al Cares.